12 mar. 2012

Respira, sigue respirando, existe y haz que emerja la divinidad



Recuerda que tú eres energía y que puedes enfocarla como quieras. Nada más levantarte, partes de ese punto cero, en el que puedes ir añadiendo los ingredientes que hagan del día de hoy una nueva experiencia.

¡Respira conscientemente,
siente tu cuerpo, agradécelo,
sonríe y vive!


Sigue observando tu respiración y disfruta de este milagro que te conecta con todo lo que te rodea. Sonríe para sentir dicha y continúa moviéndote dentro de ese contacto directo con tu respiración.

¡Siente tus pasos al caminar!

Tú eres el creador manifestado a través de un sencillo cuerpo, permítele hacer su obra a través de ti, respira, da gracias, sonríe y comparte tu presencia con los demás.

Despertemos al maestro que hay dentro de cada uno de nosotros y hagamos de este mundo una locura de dicha, en la que no quepa duda de que lo más importante que podemos hacer es amarnos los unos a los otros como única misión que hemos venido a ejercer.

Tú eres ese amor que la conciencia quieres expresar, a través de una mirada atenta, de una escucha activa, de un abrazo oportuno, tú eres lo más grande que el creador ha hecho.

¡Sorprendamos al creador
en su misma esencia,
dando aun más de lo que él pueda esperar!

Amar es existir en amor, ser amor, pensar, hablar y hacer enamorado de la vida. Amar es ignorante del miedo, ingenuo, simple, espontáneo…

¡Tú eres amor, déjate llevar y existe en tu máxima frecuencia!

A qué esperamos para existir, sabiendo que todo es impermanente y que esta oportunidad que estamos viviendo en este preciso instante, seas quien seas y tengas lo que tengas no se va a volver a repetir.

¡Toma este instante y existe como sólo tú sabes hacerlo!

Respira, conecta con el cuerpo y permite que la divinidad se exprese a través de ti, ríndete a la luz que existe dentro de todo lo que existe, recuerda que tú eres amor por expresar…