14 mar. 2012

Reencontrarse con uno mismo para despertar de la ilusión




Pasan los días, el tiempo sigue su rumbo marcándonos ese final que todos estamos condenados a vivir, pero, ¿quién habrá tenido la sensación de haber vivido una vida real?

Pasan las estaciones y seguimos dejando que la mente domine nuestra vida, permitiéndola que siga zarandeándonos entre el pasado y el futuro, sin darnos un instante para percibir el instante mágico del presente donde sucede todo.

El arte de estar presente es una habilidad que se va alcanzando día a día con la práctica, con la iniciativa, disciplina y perseverancia suficiente hasta lograr despertar del sueño mental en el que hemos sido introducidos de niños, mucho antes de madurar un alma amorosa.

¡Debes comprender que tú has sido programado mentalmente
para estar dormido y vivir una ilusión mental!

Pero, ahora que sabemos que existe una llave hacia el despertar de la ilusión, solo tenemos que comenzar el camino día a día, poco a poco, hasta que seamos conscientes del circo planetario en el que estamos envueltos y en el que cada pensamiento, palabra y acto lo fortalecen o debilitan.

Si deseas aportar tu granito de arena al bienestar de todos los seres de este planeta, despierta y se consciente del juego mental en el que te has embarcado desde hace mucho tiempo, sin haber podido degustar conscientemente la verdadera vida para la que hemos sido enviados a este planeta.

¡Tú eres un ser divino, de inmenso poder que ha nacido para
amar y compartir la belleza de este inmenso planeta en el que vivimos!


Pero el miedo y la incertidumbre, la falta de costumbre a percibir el verdadero paraíso, nos impide despertar, y si no tenemos la suficiente iniciativa y fe para hacerlo, será complicado que se produzca.

Camina con disciplina, con fe y aumenta tu atención a la respiración hasta que la luz se haga en tu camino, hasta que el amor desborde tu vida y descubras la ilusión en la que has estado viviendo.

La vida es algo mucho más sencillo donde para vivir la experiencia de existir en el plano físico de este planeta sólo necesitamos cubrir unas mínimas necesidades para, desde ahí, desplegar el inmenso universo de vitalidad, energía y posibilidades que nos brinda un cuerpo y una mente alineadas.

¡El día que tú despertar sea prolongado comprenderás que el
único instante que siempre ha existido es el que ahora estamos
compartiendo, en el cual, todo ocurrió, ocurre y ocurrirá, por ello,
VIVELO Y SÉ PARTE DE ÉL!