19 abr. 2012

En este preciso momento



Hola de nuevo,

Me gustaría saber si eres consciente de la existencia del instante que está desarrollándose mientras lees esto. Si eres consciente de que eres una manifestación real de la conciencia divina que todo lo crea y destruye, del amor que nace en cada mota de materia que decide manifestarse en la dimensión física.

¿Eres consciente de que eres una representación física del amor?

Me gustaría hacerte saber, hermano mío, que, pase lo que pase voy a hacer todo lo que esté en mis manos por desear tu bien, tu dicha y tu felicidad. En este preciso instante, para proceder a dar lugar a dicho deseo, siento mi respiración penetrar en mi cuerpo y salir de él sin ofrecer resistencia, sintiendo como me da la vida y me la quita en cada nueva entrada y salida.

¿Sabías que cada vez que inspiras y expiras, estás naciendo y muriendo?

Nuestra mente se encarga de robarnos la presencia necesaria para percibir con intensidad la verdadera naturaleza de la energía divina que somos. Pero, si mantienes un poco tu presencia, sentirás con intensidad la profunda y poderosa energía divina que acompaña todo lo que eres, tanto tus pensamientos, tus palabras como cada cosa que haces.

“Para conseguir manifestar el amor verdadero
 sólo tenemos que ser amor en cada instante”

Pero, ¿cómo podemos ser amor en cada instante? Podemos manifestar amor si despertamos al momento presente y conectamos con el acto más puro, nutritivo, enriquecedor, tranquilizador, armonizador y vital que la vida nos concede experimentar, la respiración consciente.

Tú naces y mueres cada instante, sé consciente de ello y decide aprovechar cada nueva respiración como una oportunidad de dar, compartir y desarrollar el amor que eres.



¡Tú eres amor, esa es tu naturaleza!