24 abr. 2012

El poder de la respiración consciente




En mis últimas charlas he hablado mucho sobre la respiración y me gustaría detallar en este artículo, punto por punto, la razón por la que podría ser el primer paso hacia el despertar interior.

En primer lugar, vuelvo a recordar que de todo lo que experimentamos, la respiración es el acto más directo hacia la realidad física en la que nos desenvolvemos la mayor parte del tiempo. Este proceso que se repite cada minuto de nuestra vida suele ser despreciado por la distracción por la que aboga este sistema en el que vivimos.

Cuando uno comienza a centrar su atención en el proceso en sí, persiste y lo mantiene durante un tiempo, descubre el profundo poder que tiene sobre todo lo que pensamos, decimos y hacemos. De ahí la importancia de respirar conscientemente pero, como decía al principio, voy a enumerar sus beneficios para que quede aun más claro:

1.     El primer poder que nos concede respirar conscientemente es despertar al momento presente y poder percibirlo con más claridad.
2.     El segundo poder que nos concede es percibir con más claridad la naturaleza ligera e insípida de la mayor parte de los pensamientos que nacen en la mente.
3.     El tercer poder que nos concede es permitirnos elegir, elaborar y proyectar un lenguaje que esté teñido de presencia, respeto y corazón.
4.     El cuarto poder consiste en permitirnos conectar, percibir y canalizar todas y cada una de las emociones que sentimos.
5.     El quinto poder consiste en permitirnos ser los dueños de nuestros pensamientos, de la forma en la que los comunicamos y de la forma en la que existimos.
6.     Todos estos poderes unidos nos hacen nacer dentro de nosotros al maestro que sabe que los pensamientos son aire, que las palabras son dulces o amargas dependiendo del uso que le demos y que nuestra existencia puede ser luz u oscuridad para todos los que nos rodean.

¿Aun tienes dudas sobre su poder?


Todas y cada una de las dudas, obstáculos o impedimentos que encuentres hacia proyectar una mayor y más completa conciencia del poder que reside en este sencillo acto, podrían estar apoyándose en la aun poderosa mente acostumbrada a sus altibajos, a sus apetencia, placeres y demás subterfugios que lo único que hacen es retrasar nuestro crecimiento interior.


¡Obsérvala por si fuera así, aunque para ello
tengas que hacerlo desde una respiración consciente!