7 abr. 2012

Mientras la vida sigue ¿tú qué haces?



Seguimos añorando la felicidad, pero, vamos posponiendo lo que debemos hacer para alcanzar la habilidad de generarla. Día a día, seguimos con el “debo hacer” o “voy a intentar” desterrando la semilla del hacer poco a poco y día a día, bajo un plan de acción real que vaya fraguando y solidificando una base sólida en la que apoyar nuestra existencia para ser dichosos.

Hay tres pilares esenciales que debemos trabajar para que nuestra vida sea plena, dentro de nuestros hábitos de vida: el descanso, la alimentación y el ejercicio.

Si nuestros hábitos de vida son sólidos pero nuestra alimentación es mala, no tendremos salud ni bienestar. Si nuestra alimentación es buena pero está respaldada por malos hábitos de vida, la enfermedad llegará a  nuestra vida. Si tenemos buenos hábitos personales, una alimentación equilibrada y respetuosa con nuestra constitución física, pero no hacemos ejercicio, tarde o temprano enfermaremos y llegaremos a un estado de tristeza.

Por ello, si deseas que la felicidad entre en tu vida, debes analizar minuciosamente estos tres pilares para que existan en armonía.

Te presento un plan que podría ayudarte a conseguir tu equilibrio y bienestar:

  1. Aplica a tu vida un plan en el que los hábitos que desarrolles te aporten bienestar.  
  2. Respeta y valora el descanso físico y mental como un pilar esencial para ser feliz.
  3. Aliméntate de forma correcta y, a ser posible, teniendo en cuenta tu constitución para cubrir tus necesidades materiales y así aportar equilibrio físico y mental a tu cuerpo.
  4. Aplica ejercicio regular diario al ritmo necesario para que tu cuerpo esté sano y a la vez equilibrado.  

La felicidad es una forma de relacionarnos con la vida y mientras estamos en la dimensión física, debemos comprender que para que esta resida con continuidad en nuestro contexto, debemos mantener un diálogo constante y coherente con ella. La vida y todo lo que vemos, se manifiesta a través de los elementos del vacío, el aire, el fuego, el agua y la tierra. Si queremos ser felices, debemos mantener estos elementos en equilibrio en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Tener hábitos saludables de descanso, alimentarnos de forma inteligente y ejercer ejercicio físico y mental, nos darán dicha constante.

Comienza ya a crear pilares sólidos en los que apoyar tu vida
 y harás de ella, un lugar nuevo y lleno de felicidad.