21 may. 2012

Despierta el guerrero que hay en ti



Seguimos al ritmo trepidante que marca este sistema en el que cada uno trata de atrapar esa felicidad que parece seguir estando fuera de nuestro control. Nuevas necesidades asaltan desde los medios de comunicación, incluido Internet, que no está fuera de la influencia de los que dominan el mundo, o desde cualquier medio que tenga un mínimo de poder sobre los hambrientos necesitados de felicidad.

Hemos olvidado que la verdadera felicidad es un estado que generamos nosotros mismos y que podemos compartirlo con todos los que nos rodean de una forma abierta y libre sin ningún tipo de norma o tratado que marque la senda correcta excepto la de ser conscientes de nuestro infinito poder interno y de la tremenda influencia que tenemos sobre el mundo.

Hoy te has levantado y has vuelto a dejarte llevar por el río de la vida sin ni siquiera haber dedicado un minuto a sentir si tu forma de pensar sigue igual o ha cambiado algo, si tu forma de expresarte refleja dicha o por el contrario es una prueba de tu infelicidad, si tus actos son agradecidos y dichosos o si, por el contrario, sigues manteniendo una vida mental, pobre y falta de poder sobre ti mismo, convirtiéndote en un esclavo perfecto de un sistema que te mantiene dormido.




¿Recuerdas estas imágenes? Esta película ya explicaba con detalle qué es tener una vida mental, pero, lo que no explica es qué debemos hacer para salir de ella, aunque la película parece sugerir que seas tu propia historia, tu propia y auténtica vida, marcándote tus propios límites sin que te los imponga el medio y la historia mental que te has creído.

En la película llaman a lo desconocido “la matriz”. En el mundo en el que vives hoy, la realidad en la que crees vivir está siendo alimentada por un grupo de personas que conocen y marcan un plan sistemático que controla el funcionamiento del mundo.  

¿Eres consciente de que podrías estar atrapado dentro de tu mente y sus limitaciones y que estás podrían estar impidiéndote hacer lo que realmente deseas?

Si deseas sacudirte el miedo que te paraliza, comienza por reconocer cuales son tus verdaderas necesidades y ajusta tu vida para simplificar el camino hacia la felicidad. Nuestras verdaderas necesidades se reducen a una simple fórmula:

Respira, sonríe y camina, aunque tengas miedo… Camina, hermano mío, ya que la luz que dejarás detrás sembrará esperanza y dicha a muchos otros que seguirán tus pasos.  

A partir de ahora deja que el corazón sea el director de tu vida. Demos un salto y superemos el miedo que nos impide equilibrar la balanza del planeta Tierra donde la presencia, la gratitud y el poder que tenemos está siendo despreciado por necesidades que son irreales y que tarde o temprano desaparecerán. Apostemos por elevar el amor que siempre fue, es y será eterno.