26 jun. 2012

Yoga en tu vida


“El yoga es la actitud de dirigir la mente exclusivamente hacia
un objeto y mantener esa dirección sin distracción alguna”

PATANJALI

Son cada vez más las personas que deciden acercarse a este arte milenario. El momento planetario que vivimos, lleno de estrés, ansiedad y miedo, producido por la “necesidad de asegurar las necesidades básicas y las que no lo son” nos llevan a estados en los que el sufrimiento alcanza niveles insostenibles para un ser humano.

Dicho nivel de sufrimiento, en muchas ocasiones, es el detonante, “la gota que colma el vaso” para dar ese paso necesario hacia la práctica de yoga.

No obstante, hacer yoga es una cosa y añadir el estado de yoga a tu vida es otra, pues, la primera puede ser simplemente una actividad más, en la que uno encuentra un poco de paz, y abrir la intención de incluir en tu forma de existir el estado de yoga es otra muy distinta que requiere grandes dosis de “necesidad de dicha” “disciplina” “perseverancia” y sobre todo, una intención de amar sin juicio que acompañe todo lo que hagas en tu vida.

  • ¿Es posible alcanzar el estado de yoga a través de la práctica del yoga?

Para que esto ocurra, debe nacer la actitud de vivir desde un estado de yoga. En un principio, a todos nos parece placentero recibir una clase de yoga o incluso practicar por nuestra cuenta, pero, llega un punto en el que uno toma la decisión de romper la línea que hay entre la sesión y la realidad, consiguiendo que, a través de la práctica, tu vida comience a ser yoga.

Aun así, la práctica es esencial pues, a través de ella, podemos conseguir encontrar la actitud y la intención  de hacer de nuestra vida un estado de yoga y por lo tanto de felicidad constante.

“Los grandes caminos comienzan con un pequeño paso”

Argumento chino

Todos sabemos que oriente es una cuna de conocimiento que apoya su saber en un estilo de vida totalmente distinto a occidente, por lo menos en los contextos donde el sistema permite vivir. Aunque finalmente e independientemente de donde vivas todos terminamos, tarde o temprano, sintiendo la  la necesidad de ir hacia ese estado de conciencia, de yoga o dicha que tanto necesita el ser humano para sentirse bien y vivir de forma completa. 

Lo importante ahora es comenzar la práctica de yoga, para que, poco a poco, se vaya abriendo la senda hacia la intención interior de incluir, el estado que alcanzamos en las sesiones, en tu vida diaria…

Camina, hermano mío...