19 jun. 2012

Armario mental ordenado y limpio para funcionar


¿Qué ha sido lo primero que has pensado 
al abrir los ojos esta mañana?

Aunque te parezca insignificante esta pregunta, te voy a invitar a tener en cuenta que nuestro cuerpo mental, el cual siempre está salpicado del protagonismo de los residuos y hábitos ideales de la mente, es el primer pilar sobre el que se yergue toda nuestra proyección diaria.

De ahí la importancia de limpiar nuestro armario mental, ordenándolo y dejando sólo lo que realmente necesitamos.

¿Te has preguntado alguna vez por que sigues teniendo tan poca resistencia al fracaso? ¿Es posible que aún sigas creyendo que existe el fracaso y por eso sufres tal experiencia?
Podríamos comenzar a comprender que lo que llamamos “fracaso” es una forma de evaluar una experiencia que la vida nos ha permitido afrontar, siendo, por supuesto nuestra verdad, pero no la verdad de lo que realmente es.

Todo es una experiencia, aunque seguimos habituados, gracias al apoyo de una mente vieja y condicionada, a seguir pensando que todo es de una determinada manera por  ser lo "normal", además de medirlo de una forma superficial que a menudo lleva una connotación material o estadística, y que lo ´unico que consigue es robarnos en poder sobre nuestra energía interna y la forma en la que deseamos enfocarla. 

Cada uno de los pensamientos que genera nuestra mente puede dar lugar un tipo de experiencia , del que más tarde, brotará un fruto. Dicho fruto tendrás que digerirlo como una parte de ti y por eso es tan importante elevar nuestra capacidad de ser conscientes de lo que mantenemos en nuestro armario mental. 

Tú, ser divino en potencia, tienes todo lo que necesitas para hacer de tu vida un paraíso, pero lleva su tiempo y trabajo limpiar, vaciar, remodelar, construir y crear algo verdaderamente amoroso. Tiempo y trabajo que están en tus manos. Si ya lo estás haciendo, gracias, pero si eres de los que aun no sabe y no ha decidido hacer, plantéate ir a la fuente para nutrirte de ella y comienza a hacer tu propia gestión personal interna, construyendo algo lindo. 

El sol, siempre está ahí, aunque las nubes nos impidan sentirlo de vez en cuando y la mejor forma de aclarar el cielo de nuestra vida es comenzando por añadir a nuestra forma de vivir una forma mas consciente de pensar, hablar y existir. 

Tu eres la senda hacia la dicha. Para hacerla emerger debes transitarla, alimentarla y vivirla cada día. Solo vas a necesitar, una vez vislumbrado el camino, dar un pequeño paso, al que deben seguir muchos más, cada día. 

Elige un sendero, siéntelo en tu corazón y transítalo con fe...