22 ene. 2012

9 AÑOS DE MANIACODEPRESIÓN

  Y de pronto, todo comenzó...

  Un día desperté y al mirarme en el espejo vi a un chico de unos 40 kilos de peso, con los ojos hundidos y una gran tristeza por todo lo que le rodeaba. 


  ¿Qué estaba pasando?


  La respuesta era sencilla, la única necesidad era morir, pues, sentía un profundo malestar por todo lo que estaba pasando en el mundo, por la tristeza que invadía todo mi ser, por las desmesuradas obras de egoismo y deshumanidad que parecían estar poblando el planeta donde vivía. 


  De este estado pasé a un estado de odio muy profundo en el que quería destruir todo lo que había a mi alrededor, empezando por mi familia. 


  Fue peligrosa la postura que adoptaron mis familiares de mantenerse cerca de mi...


  Estuve nueve años, en los que se sucedieron cuatro grandes historias mentales en las que yo era un personaje distinto, y cientos de cambios de humor, conducta y actitud en la que siempre había una perdida de la realidad y una constante iniciativa por hacer cosas que siempre eres desmedidas, arriesgadas y peligrosas para mí y para los demás. 


  El psiquiátrico conoció mi presencia en tres ocasinones... Los fármacos me hicieron besar la lona, contando de cuajo toda expereiencia natural, hasta que en la última recaida pude ver en su totalidad el riesgo de mis historias y cambios de humor. 


  Fueron años de sufrimiento, fármacos, odio, adicción, locura, miedo, tristeza, pero lo peor era la desesperación de que mi vida iba a seguir siendo eso hasta mis últimos días, hasta que un día comenzé a prácticar yoga...